La fábrica de las cosas pequeñas

Ficción y temeraria realidad

Breve nota sobre la ficción

13/11/2016

Tengo que darle más vueltas pero me interesa la recepción de la ficción, no solamente desde el punto del vista de la proyección de las propias obsesiones en la historia creada por otro, también como necesario generador de equilibrio. Como manera de compensar el hecho de que los demás, afortunadamente, no son una. Y menos mal. La ficción como modo de ver en el ser humano lo que la misantropía que a veces te ciega (cada vez más, pero no lo digas en alto), te oculta. Es tu acto de conciliación. Tu entrenamiento. Y cuando sales ahí fuera, y te pones los zapatos de otro, te duelen, te rozan, te hacen heridas, pero más o menos puedes caminar.

PD: A través de un artículo de Susan Pinker que me envió una amiga médico, he sabido que diferentes estudios indican que la ficción aumenta nuestra capacidad de empatía. Ya ves, la ciencia corroborando el poder de la invención.